Un anuncio exitoso es aquel que conseguigue el objetivo de marketing y comunicación que se había planteando en la campaña. ¿Pero cómo conseguirlo? En este artículo te contamos algún truco.

 

Cómo hacer un anuncio de Navidad exitoso

 

Conectar con los espectadores suele ser uno de los objetivos de todas las campañas de publicidad.

 

Y para conectar, una de las mejores herramientas son las emociones.

 

El año pasado ya le dedicamos un espacio a los anuncios navideños y a su capacidad de emocionarnos. Como por jemeplo, al spot navideño de Campofrío porque consiguió una gran repercusión buscando captar a la audiencia, al público objetivo y a los clientes desde el lado emocional, e involucrándolos en sentimientos como  la nostalgia, la añoranza, la melancolía…

 

Lo cierto es que la fórmula le funcionó. Ha vuelto a repetir año tras año:

Parece que la fórmula mágica de:

 

Publicidad famosos + más famosos todavía + argumento emocional (en este caso ligado al orgullo individual y nacional) + navidad es una fórmula casi segura para el éxito.

 

Tanto así que estamos seguros de que para el año que viene todo el mundo estará expectante por el anuncio de Campofrío ¿A ver con que historia emotiva nos sorprende?

 

De hecho son muchas las marcas que año tras año nos han embaucado con esa fórmula mágica: Freixenet, El Corte Inglés,…

Sin embargo, no todo son maravillas con esa fórmula publicitaria navideña.

Para que esta fórmula funcione de verdad le hace falta algo muy importante: un nexo.

 

¿Qué pasa si cambiamos los chorizos por macarrones y al final en vez de decir Campofrío decimos Pastas Gallo? seguiría teniendo la misma fuerza, ¿verdad?. O podemos cambiar los salchichones por aceite de oliva o por coches… y cambiando la marca del final por Carbonell o por SEAT seguimos teniendo un maravilloso spot «el currículum de todos».

Eso es debido a que no está suficientemente trabajado el nexo entre el mensaje, lo que quiere transmitir y la marca.

 

Además, poner un famoso en un anuncio hace que corramos el riesgo de que nuestro anuncio, producto y/o servicio quede totalmente absorvido por el famoso. Es decir, que la gente recuerde el anuncio por el famoso y no por la marca que lo ha hecho o por el producto que quiere dar a conocer.

Y en el caso de Campofrío ¿Qué recordará la mayoría de la gente? ¿el anuncio de Campofrío o el anuncio de Fofito y Cía.? ¿Eso implica que el anuncio es malo?

 

Cómo es un buen anuncio

 

Desde el lado artístico, de redacción publicitaria, de dirección de arte, de cómo trabaja las emociones y toca la fibra sensible… sin duda es un gran anuncio, ¡buenísimo!

Sin embargo, desde el lado de la marca o desde el anunciante, el anuncio cojea porque le falta ese nexo que hace que lo asociemos a un concepto, a un sentimiento, que lo recuerde por esa característica única y exclusiva y, en definitiva, que se haga un hueco en la mente del consumidor para que se convierta en comprador de la marca.

Porque un buen anuncio no es solamente aquel que es capaz de emocionarte, sino que además es capaz de hacer que asocies la marca a unos valores únicos y que la recuerdes.

 

Ya le pasó a «Edu y a su ¡Feliz Navidad! que luego nadie recordaba de qué compañía era ese anuncio. Y ya lo mencionamos en el primer artículo que escribimos en este blog: un anuncio es bueno cuando recuerdas la marca que lo hizo. Y al fin y al cabo, toda marca tiene como finalidad máxima vender y generar beneficios.

 

 

Pero no todas las marcas que utilizan «la fórmula mágica de los anuncios exitosos» consiguen impactar y estar en boca de entrada a causa de un anuncio con gancho y luego perderse como marca en lo más profundo del olvido.

 

Loterias del Estado, por ejemplo, ha sabido crear y trabajar a la perfección el nexo emocional de la ilusión. Tanto así que ya lleva años haciéndonos creer que podemos cumplir nuestros sueños todas las navidades. Incluso ha conseguido que solo escuchando la música ya seamos capaces de sentir esa «ilusión» y esa «esperanza» de que nos puede tocar a nosotros (si hemos jugado, claro)

Por lo que, si Campofrío sigue trabajando su branding, su imagen de marca, su marketing y su publicidad por la vía emocional y consigue crear ese nexo que hasta ahora se ha quedado un poco flojo, conseguirá posicionarse en la mente del consumidor de una manera fuerte, pudiéndose convertir incluso en una love mark.

¿No te parece?

 

Nosotros creemos que es cuestión de tiempo, trabajo duro, freqüencia y nexos emocionales que sean capaces de remover los insights.

 

¿Y a ti? ¿qué te parece la «fórmula mágica del éxito»?  ¿Qué otras marcas conoces que la utilizan con y sin nexo?

Si necesitas ayuda con tu estrategia digital, no dudes en escribirnos. Nuestro equipo estará encantado de ayudarte y asesorarte de forma personalizada.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¡Puntúalo!

Inspírate con nosotros

¿Te ayudamos ?

Somos tus socios estratégicos.

Escríbenos y te ayudaremos a llevar tu marca al siguiente nivel.

Pin It on Pinterest

Share This